Archivo de la etiqueta: corrupcion futbol

Hinchas contentos y engañados La Vanguardia 1 7 2019

La trama de “amaños” de partidos de fútbol recientemente desarticulada no fue descubierta por el engaño en sí, sino por las apuestas manipuladas con dinero ucraniano y chino contra equipos favoritos que descubrieron dos casas de apuestas electrónicas.

El caso reúne los elementos típicos. Para que prospere una conducta corrupta se requiere una estructura que integre un sujeto (corruptor) que persigue una ventaja indebida (no justificada), otro sujeto (corrompido) que se somete (voluntariamente o bajo presión) a la acción del corruptor a cambio de otra ventaja indebida (normalmente el incentivo es dinero o equivalente). Se requiere también un contexto propicio, dónde la rentabilidad de la operación pueda ser elevada y constante porque el beneficio anecdótico no justifica los costes de ser descubierto. Finalmente es precisa también una cultura social en la que el reproche de la corrupción sea bajo, cuando no incluso una conducta imitable. A partir de aquí podemos plantearnos que está sucediendo o ha sucedido en el deporte (en el fútbol o en ciclismo o en el atletismo con los casos de dopaje, o en el boxeo con los amaños de combates) para que se puedan generar estas estructuras corruptas hasta el punto de hablar de “corrupción deportiva”.

 

Sospecho que la explicación radica en la presencia en algunos ámbitos del mundo del deporte de lo que podríamos denominar “dinero injustificado”. Esto es, dinero que fluye hacia estas actividades en calidad de inversión. Nada que objetar siempre y cuando estas “inversiones” respeten la legalidad -no entro en la ética que es cosa de cada cual-. Otra cosa es cuando estos flujos de capital, o bien se mueven en ocasiones en un contexto poco transparente, alto nivel de endeudamiento y escaso cumplimiento con Hacienda y Seguridad Social, o bien generan redes “clientelares” de dinero fácil, cuando no incluso de blanqueo de capitales. Siendo esto así, el elemento nuclear de la corrupción deportiva no es el deporte (en el ámbito de aficionados apenas existe), sino el dinero: algunos flujos de capital que injustificadamente en términos de negocio puro y duro fluyen hacia estas actividades. Sin embargo, lo crucial para todo ello es la existencia de unos “hinchas”, un público “contento”, acrítico y masificado, aunque engañado e incapaz de distinguir el negocio (incluso ilícito) del deporte.

 

Anuncios